ANÁLISIS

DETRÁS DE LA NOTICIA: 1 de 4 mexicanos no tiene qué comer; revolución por hambre

Alfredo Martínez de Aguilar

* Un pueblo con hambre y sed físicas, y por tanto urgido de justicia social, no entiende de miedo a morir o finalmente lo pierde al entender que cada día muere lentamente por falta de alimentos.

* Pedimos a los jefes y oficiales del Ejército y de la Fuerza Aérea hicieran llegar nuestra gratitud al General Secretario, Salvador Cienfuegos Zepeda, por el combate al hambre y la desnutrición.

Oaxaca, Oax.- Las frías cifras estadísticas aportadas como datos duros por la Directora del Banco de Alimentos de Oaxaca (BAO), Dulce Aragón García, con motivo de la XVI Colecta Anual Casa por Casa “Alimenta 2018”, son verdaderamente dramáticas y peligrosas en el mundo y en México.

Leer más...

LAS ELEGIDAS

Empeñan trajes típicos por emergencia

PDF Imprimir E-mail
Escrito por Redacción   
Jueves, 19 de Octubre de 2017 14:57

Mujeres del Istmo de Tehuantepec empeñan sus trajes regionales para obtener recursos y sobrevivir a la contingencia que dejaron los sismos de septiembre pasado.

En esta región, el costo del vestuario regional de gala que utilizan las mujeres en las fiestas aumenta dependiendo si es bordado o tejido.

El traje bordado a mano, que es de los más caros, vale más de 15 mil pesos, mientras que el tejido con gancho cuesta al menos 10 mil pesos, en el mercado local.

Al ser empeñadas, el valor de las prendas disminuye más del 80 por ciento, pues al dueño le prestan solamente de 500 a mil 500 pesos.

La práctica de empeñar los trajes regionales se daba desde antes de los sismos, pero luego de que sus trabajos fueron suspendidos por desastres naturales las mujeres han visto como alternativa empeñar su ropa.María Sánchez Rasgado, vendedora de mariscos y cuya vivienda resultó afectada por el temblor del 7 de septiembre, acudió a tres casas de empeño a valorar un traje regional que compró para lucir en la boda de su hijo.

Las prendas elaboradas de manera artesanal le costaron 10 mil pesos y en la casa de empeño le prestaron mil 600 pesos.

La madre soltera contó que le urge el dinero para poder activar su negocio y solventar los gastos de su familia.

“Viendo la situación en la que estamos y así las casas de empeño quieren acabar a uno”, reprochó la damnificada.

Virginia Sánchez Rasgado, vendedora de tortillas, comentó que ella se quería quedar con su ropa, pero al no tener dinero prefirió empeñar una blusa.

A la mujer le ofrecieron 100 pesos, por eso decidió al final no hacerlo.

Olga López López, vendedora de gelatinas, expuso que por su blusa le ofrecieron 250 pesos y sí la dejó empeñada.

 

Reforma

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

AL INSTANTE

SIGUENOS EN FACEBOOK Y TWITTER

PAIS